El gesto altruista de Rins

El Gran Premio de Aragón siempre es el más especial para Álex Rins. El piloto español nació en Barcelona y, por lo tanto, el GP de Catalunya debería ser su cita más extraordinaria, pero su familia paterna es de Valdealgorfa (Teruel), un pequeño pueblo que está situado a sólo unos pocos kilómetros del circuito de Alcañiz. Álex es, por tanto, el piloto local en la prueba aragonesa y sabe que, mediáticamente, es el fin de semana en el que más atención atrae por su cercanía en la provincia. Especialmente en una temporada en la que los resultados no están acompañando como esperaban al conjunto de Suzuki.

 

Las lesiones tampoco han dado mucho respiro a Rins en su campaña de debut en la máxima categoría. El barcelonés quiso recalcar lo singular que es para él correr en el trazado de Alcañiz. Normalmente, los pilotos de MotoGP buscan demostrar esto con un casco creado para la ocasión. Ese elemento es la parte más personal de cada competidor y todos miman su diseño hasta el más mínimo detalle.

El barcelonés podía haber elegido para esta campaña tan complicada unos motivos en su casco que le reivindicaran como piloto, o ensalzar a los suyos, como hacen otros participantes. Sin embargo, Álex quiso tener un gesto diferente, no pensar tanto en sí mismo y sí más en otras personas.

(Álex fue el gran protagonista el GP de Aragón al presentar su casco y su acción altruista en la rueda de prensa oficial, en directo y ante miles de espectadores)

DECISIÓN

El propio piloto de Suzuki anunció así su decisión después de mostrar al mundo su protector. “Con el equipo, pensamos hacer una iniciativa: Era el gran premio de casa y hacer algo especial. Salió esta idea de hacer un casco, unas botas y unos guantes especiales contra el cáncer de mama, tanto de mujer como de hombre, porque creo que también hay algo de probabilidad en los hombres. Haré el gran premio y lo subastaremos por una causa benéfica”, expuso en Aragón.

Álex no lo hizo porque alguien de su familia o amigos esté afectado por esta enfermedad. Simplemente quiso dar visibilidad a los afectados y mostrar todo su apoyo para que se recuperen lo antes posible. “Elegimos hacer este porque es una cosa que está presente en mucha gente y es una de las cosas que más sufre la gente”, comentó.

Así, Álex Rins corrió todo el gran premio de rosa y su equipación entró en una subasta a favor de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). Todo lo recaudado hasta el día de hoy, cuando se cerrará la subasta, irá íntegramente para dicha asociación.

Autor. Marca.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *